News Updates Politics Spanish

Canadá, EEUU y México, unidos por un gigante ferroviario
Se fusionan Canadian Pacific Railway Ltd. y Kansas City Southern

Foto cortesía de Canadian Pacific Railway Ltd.
El Tratado de Libre Comercio de América del Norte ahora viajará por tren. Canadian Pacific Railway Ltd. (CP, por sus siglas en inglés) anunció la compra de Kansas City Southern (KCS, por sus siglas en inglés) por 29 mil millones de dólares, con el objetivo de crear una red ferroviaria de 20 mil millas que recorra Canadá, Estados Unidos y México.

Keith Creel, director general de Canadian Pacific Railway,  aseguró que esta transacción “será transformadora para América del Norte ya que representará impactos positivos significativos para nuestros respectivos empleados, clientes, comunidades y accionistas. A través de un comunicado.

Creel agregó: “Pronto seremos testigos de la primera línea ferroviaria entre Estados Unidos, México y Canadá, resultado de la unión de dos empresas ferrocarrileras que se han enfocado en brindar un servicio de calidad a sus clientes. Hay que reconocer que CP y KCS han sido dos empresas Clase I con el mejor desempeño durante los últimos tres años, así que la fusión era lógica”.

Brenda Romo, especialista en Asuntos de América del Norte por la Universidad de las Américas, en Puebla, explicó que la economía post Covid ha obligado a los tres países socios del Tratado de América del Norte a reconcentrarse en un bloque geográfico al Norte del continente para transportar productos y personas. “La globalización no será detenida, pero sí redefinida, por la pandemia de Covid. Estados Unidos forzará a sus empresas a sacrificar parte de la considerable rentabilidad que obtienen produciendo en China, a cambio de mayor seguridad económica y política nacional al relocalizarse en América del Norte”, aseguró Romo.

El acuerdo permitirá a Canadian Pacific Railway Ltd. competir con Canadian National (CN, por sus siglas en inglés), su rival más grande. Canadian National ha disfrutado de acceso a las tres costas desde que adquirió Illinois Central en 1998. Ahora, CP también extenderá su alcance a México donde el tráfico transfronterizo de KCS ha crecido en más del 10% anual debido al aumento del volumen de productos intermodales, automotrices y refinados, explicó Romo.

CP también obtiene acceso a la docena de puertos del Golfo de México a los que actualmente prestan servicios Kansas City Southern y Kansas City Southern Mexico (en 1996, KCS obtuvo la concesión de 50 años para operar lo que entonces se llamaba Ferrocarril del Noreste de México). El año pasado, CP recuperó el acceso al Atlántico canadiense, con rutas a Saint John y New Brunswick, a través de la adquisición de Central Maine & Quebec.

 

Canadian Pacific Kansas City, el resultado de la fusión

Creel será el director ejecutivo de la compañía mixta, que llevará el nombre de Canadian Pacific Kansas City (CPKC, por sus siglas en inglés), y cuya sede principal estará en Calgary, en Canadá.

 

Para financiar la fusión, Canadian Pacific Railways emitirá 44,5 millones de nuevas acciones y planea conseguir 8.600 millones de dólares en deuda. De acuerdo con estimaciones de ambas empresas, Canadian Pacific Kansas City generará ingresos totales de 8.700 millones de dólares y operará a lo largo de 32.186 kilómetros de vías de tren; además, dará empleo a unas 20 mil personas.

 

CP y KCS aseguraron que lanzarán un nuevo servicio intermodal que unirá Dallas y Chicago, donde el tráfico podrá conectarse con el servicio existente al Este y Oeste de Canadá. Canadian Pacific Railway también planea optimizar a través de Kansas City Southern aquellos recorridos largos ya existentes, en los que transporta principalmente crudo y granos hacia y desde el Golfo de México, informó Creel.

 

La fusión también unirá las áreas de producción de automóviles en Canadá, Estados Unidos (Detroit) y México (Puebla y Querétaro), y creará un nuevo servicio de línea único para vehículos producidos en las plantas mexicanas de ensamblaje con destino a los mercados de consumo en el oeste de Estados Unidos y Canadá.

 

Romo dijo: “Nada ejemplifica mejor la relación trilateral y las fuerzas económicas detrás de esta consolidación continental de las redes ferroviarias como la automotriz”, y agregó: “Un auto producido en Norteamérica se ensambla en México, con piezas de los tres países, y puede acabarse vendiendo en Chicago o Vancouver. La fusión de KCS y CP busca ofrecer a las armadoras una solución inmediata para mover ese auto, desde sus piezas hasta la agencia, sin tener que cambiar de compañía ferroviaria”.

 

Mapa de las rutas ferroviarias conjuntas de CP y KCS. Foto cortesía de Canadian Pacific Railway Ltd.

Un juego comercial, político y de seguridad

El acuerdo entre CP y KCS se produce justo cuando se espera que el comercio entre las tres naciones se recupere bajo la administración de Joe Biden. Apenas unos días después de su toma de posesión, el presidente de Estados Unidos habló con los líderes de Canadá y México, sus primeras llamadas con contrapartes extranjeras, donde se discutieron temas desde el comercio hasta el cambio climático.

La idea es incentivar el traslado de la fabricación de algunos productos de bajo costo de Asia a América, ahora que Estados Unidos busca irse desprendiendo de China, dijo Romo. Como parte de la transacción, tanto México como Canadá se beneficiarían, pues son proveedores fundamentales de automóviles, productos electrónicos y alimentos, así como importantes clientes de cereales, combustibles y bienes de consumo, opinó Romo.

La crisis sanitaria, política y de seguridad nacional que ha significado la pandemia por covid develó a los estadounidenses lo que los alemanes siempre supieron: la manufactura es un asunto de seguridad nacional y relocalizar la cadena de suministro en zonas lejanas, tarde que temprano, compromete la integridad de los países.

En ese contexto, conectar la mano de obra mexicana con la tecnología estadounidense y los recursos y el agua de Canadá sólo puede hacerse de manera eficiente, dada la escala de la producción, mediante los ferrocarriles, opinó Romo.

 

Por Silvia Méndez

Leave a Reply


cnmng.ca ***This project is made possible in part thanks to the financial support of Canadian Heritage;
and Corriere.ca

“The content of this project represents the opinions of the authors and does not necessarily represent the policies or the views of the Department of Heritage or of the Government of Canada”