Politics Spanish World News

En Canadá se solidarizan con víctimas del estallido de violencia en Colombia

Manifestación en Toronto. Foto: Alex Usquiano (http://alexusquiano.com)

El gobierno canadiense, la comunidad colombiana en Canadá y organismos de derechos humanos condenaron la violencia en Colombia, “incluido el uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad”, después de que al menos se registraran 39 personas muertas y cerca de mil heridas durante las protestas de las últimas semanas.

“En Canadá estamos profundamente entristecidos. El derecho a la asamblea y asociación pacíficas son los cimientos de la democracia y deben ser promovidos y protegidos en todo momento”, aseguró Marc Garneau, ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, a través de un comunicado.

La comunidad colombo-canadiense también se ha manifestado en las principales ciudades de Canadá. En Ottawa-Gatineau, publicaron una declaración pidiendo a Canadá rechazar el uso de la fuerza, la persecución y tortura, así como la desaparición de manifestantes, en tanto que en Montreal, organizaron un plantón frente a CBC y Radio-Canada, y en Toronto cientos de personas se dieron cita en Nathan Phillips Square para solidarizarse con lo que sucede en Colombia.

La pobreza y el Covid, una mala combinación

El detonante de las recientes protestas masivas en Colombia fue la reforma tributaria presentada por el presidente, Iván Duque. Reducir el déficit fiscal, sostener la inversión y financiar los subsidios para las personas más pobres eran los objetivos de la propuesta, que incluía un aumento del IVA, del impuesto funerario, los servicios básicos y la renta.

Por primera vez en décadas los obreros, campesinos, indígenas y estudiantes se organizaron para protestar al tiempo; la caída de la reforma tributaria en medio de una emergencia fiscal mostró grietas en un modelo económico hasta ahora sólido y la capacidad de los políticos para generar confianza y resoluciones parece más limitada que nunca.

La pandemia del Covid-19  puso a Colombia ante una emergencia sanitaria que exigió, según el gobierno, aumentar el gasto público para afrontarla. Y si bien, según economistas, es necesaria una reforma tributaria para sanear la economía, gente de diversos sectores, convocada por sindicatos y otros gremios, ha salido a las calles para manifestar su descontento.

Continúan las tensiones

Por primera vez, el presidente Iván Duque se ha abierto para llegar a un acuerdo con los organizadores del paro que ha bloqueado al país por dos semanas. Sin embargo, las tensiones continúan. La Defensoría del Pueblo Colombiano afirmó que a raíz de las protestas hay 170 personas desaparecidas.

El rechazo a la violencia que han experimentado los manifestantes se ha hecho fehaciente entre la comunidad internacional. La ONU, la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá, entre otros países levantaron la voz contra los abusos policiales.

En Canadá, Garnau expresó su preocupación por los ataques en contra de los funcionarios públicos responsables de la protección de los ciudadanos colombianos.

“Canadá solicita a los responsables de los bloqueos de carreteras que permitan el libre paso de los bienes y servicios esenciales para la lucha contra la pandemia”, exhortó Garneau.

Duque enfrenta inéditas protestas desde que llegó al poder en 2018. Sindicatos, indígenas y estudiantes, entre otros sectores inconformes, exigen un cambio de rumbo al mandatario frente a la pobreza que enfrenta el país.

De acuerdo con  el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), la pobreza escaló en 2020 hasta un 42,5%. Otro 30% de la población está en situación de vulnerabilidad económica: tiene ingresos por encima del nivel de pobreza, pero ante cualquier crisis económica está en riesgo de caer en la pobreza extrema.

Es decir que casi un 75% de la población colombiana está en situación de vulnerabilidad económica. A eso se suma que el desempleo subió 5 puntos en 2020, sobre todo entre los más jóvenes.

Por Silvia Méndez

Leave a Reply


cnmng.ca ***This project is made possible in part thanks to the financial support of Canadian Heritage;
and Corriere.ca

“The content of this project represents the opinions of the authors and does not necessarily represent the policies or the views of the Department of Heritage or of the Government of Canada”